Cómo dejar de fumar en 12 pasos

La nicotina es una de las drogas legales más adictivas, nocivas y ampliamente disponibles en todo el mundo. Fumar es un mal hábito molesto y perjudicial incluso para las personas que no fuman, es decir, los fumadores pasivos.

Cómo dejar de fumar en 12 pasos

Por lo tanto, el tabaquismo perjudica a los niños que están expuestos al humo de los cigarrillos pasivamente. Los cigarrillos son responsables de aproximadamente 4,9 millones de muertes cada año. Dejar de fumar no es imposible y te lo vamos a demostrar con estos 12 pasos.

Date cuenta de que el tabaco crea un hábito en un programa de refuerzo variable. Fumar es un hábito, es decir, unas pautas adquiridas con el paso del tiempo. Es más que posible que relaciones fumar con el café de después de comer, con una cena con amigos, etc.

Encuentra una fuerte determinación interior para dejar de fumar. Considera el hacer una lista de las razones por las que estás barajando la opción de dejar de fumar para apuntalar tu determinación. Las razones específicas, actuales, basadas ​​en la emoción son mejores que las razones basadas en hechos futuros. Por ejemplo, "Es vergonzoso coger el ascensor en el trabajo y oler como un cigarrillo gigante" es más motivador que "no quiero tener cáncer cuando tenga 40 , 50 o 60 años".

Sé positivo y seguro podrás dejar de fumar con éxito. Ha pasado el tiempo y necesitas energía para planear cómo vas a hacer frente a la tarea que tienes por delante siguiendo nuestros consejos para dejar de fumar. Lo principal es creer que puedes hacerlo. Puedes utilizar técnicas de logro de metas y recompensas por hitos regulares para mantener la concentración y el compromiso. Siempre que comiences algo nuevo en tu vida debes hacerlo con un sentido de emoción y diversión. Date recompensas por hitos (1 semana , 2 semanas, 1 mes , 3 meses, 6 meses , etc.) Por ejemplo, si fumabas tres paquetes a la semana, cuenta el dinero que te gastabas en fumar y prémiate con ese dinero.

Elige una fecha específica para dejarlo. En lugar de tratar de dejar de fumar cada año en tu cumpleaños o el día de Año Nuevo, trata de dejar de fumar en un lunes. Y no sólo el próximo lunes, sino que todos los lunes. Eso te da 52 oportunidades en un año, en lugar de sólo una oportunidad, por lo que es más probable que tengas éxito en tu objetivo. Entre tu decisión de dejar de fumar y la fecha en que lo tengas previsto, no fumes la misma marca de cigarrillos. La diferencia en los sabores y los productos químicos hará que fumar sea menos agradable, pero no es insoportable. Retira de tu vida todos los productos relacionados con el tabaco, como encendedores y cerillas que hay en tu hogar y en la oficina. Además, ni siquiera debes tener en casa un paquete de cigarrillos, ya que esto haría que fuera más fácil empezar a fumar de nuevo.

Ayúdate con algún medicamento o pide cita con un médico para que te ayude a dejar de fumar. La terapia de reemplazo de nicotina es una opción. Los parches de nicotina liberan un flujo constante de nicotina en el torrente sanguíneo a través de tu piel, y el chicle de nicotina suministra nicotina a través del revestimiento de la boca. Otras formas de terapia de reemplazo de nicotina incluyen sprays nasales de nicotina e inhaladores que también trabajan proporcionando nicotina a tu cuerpo. Alternativamente, puedes preguntarle a tu médico acerca de los medicamentos recetados para ayudarte a dejar de fumar.

Sobrevive a la primera semana. Use un sustituto del cigarrillo como caramelos de menta, pipas de girasol, palillos de dientes y cucharillas de café para ayudarte a crear una costumbre de no fumar. Cuando fumabas, tu mente y tu cuerpo se acostumbró al acto físico de fumar, sosteniendo el cigarrillo en la mano, y poniéndolo en tus labios, la utilización de sustitutos inofensivos facilita la transición psicológica para no fumar. Sal de casa. Haz cosas que te distraigan de la idea fumar. Practica algún deporte, ves al cine, pasea por la playa, ponte al día con amigos no fumadores, etc. Puedes ser capaz de detener las ansias haciendo veinte flexiones o cepillándote los dientes siempre que experimentes un antojo.

Cómo dejar de fumar definitivamente

Bebe mucha agua.

Trata de abstenerste de fumar durante un mes. Sigue diciéndote que volverás a fumar después de ese mes. Luego, cuando termines el mes, decide si realmente quieres volver. La respuesta debería ser "¡no!".

Prueba con un enfoque novedoso si no estás seguro del enfoque tradicional. No te obligues a dejar de fumar. En cambio, obsérvate a ti mismo y el hábito de fumar durante una semana normalmente como lo haces. Juega con el cigarrillo que tienes en tus manos y nota cómo se ve, se siente y huele . Esto te hará ser consciente de ti mismo , a pesar de la costumbre y te ayudará cuando por fin tomes el control sobre ti mismo, porque no se puede dejar de hacer algo de lo que ni siquiera eres consciente. En la mayoría de los casos, la persona es consciente de la compra de un paquete de tabaco, del encender, del fumar y del apagar una colilla al final, pero es inconsciente de sus sensaciones mientras que están ocurriendo durante el proceso. Por lo general, los fumadores utilizan el tabaco para relajarse o para disfrutar del tiempo de pensar y reflexionar sobre algo sin dejar de sentir la emoción de estar bajo el control. Evita estar demasiado consciente . Basta con echar un acercamiento casual normal y anotarlo o hacer notas mentales. Aún mejor, imagina todo el escenario de " cómo vas a encender el siguiente" . De esta manera tu mente tendrá todas las secuencias necesarias para aceptar el hábito y procesar tu respuesta en el futuro. Debido a este enfoque, puedes comenzar a sentir un sabor amargo en tu paladar o disminuir el sentido del olfato o cualquier otra cosa que podrían motivarte a dejarlo.

Volver al camino aunque tengas un desliz . No te desanimes si tienes un "desliz " y fumas mientras intentas dejar de fumar. Perdónate y vuelve a intentarlo. La clave está en no darte por vencido, no importa lo difícil que te parezca. Identifica horarios, lugares y las tensiones que te provocan el impulso de fumar. Piensa en actividades que puedes ocuparte como alternativa. Dile a tus amigos y familiares que estás tratando de dejar de fumar. Busca apoyo en aquellos que más quieres. Cuando sientas que se acerca un antojo, toma varias respiraciones lentas y profundas hasta que la sensación desaparezca.

Para aquellos que creen que no hay tiempo como el actual , ¿por qué no dejar de fumar al final del paquete? Por cada cigarrillo que fumas, rompe uno y tíralo por el inodoro. Haz que tu último paquete sea como una pequeña ceremonia, tratando siempre de mantenerla como un recuerdo. Tira todos los cigarrillos y deja de comprar. No pases el rato con los amigos que fuman y tampoco estés cerca de personas que lo hacen. Dile a tus amigos y a tu familia que no quieres fumar y que no deseas ver tabaco cerca de ti. Tu familia y tus amigos intentarán ayudarte con eso.