Beneficios de dejar de fumar

20 minutos sin fumar

Tu presión sanguínea, el pulso y la temperatura de las manos y los pies vuelven a la normalidad.

8 horas sin fumar

El restante de nicotina en el torrente sanguíneo se ha reducido al 6,25 % de los niveles diarios máximos normales, ha habido una reducción del 93,75 %.

Beneficios de dejar de fumar

12 horas sin fumar

Tu nivel de oxígeno en la sangre se ha incrementado a lo normal. Los niveles de monóxido de carbono se han reducido a la normalidad.

24 horas sin fumar

Los niveles de ansiedad han alcanzado su máximo en intensidad y en dos semanas deberían volver a los niveles anteriores a la cesación.

48 horas sin fumar

Las terminaciones nerviosas dañadas han comenzado a crecer de nuevo y tu sentido del olfato y el gusto comienzan a volver a la normalidad. La ira y la irritabilidad habrán alcanzado su punto máximo.

72 horas sin fumar

Todo tu cuerpo va a probar lo que es estar 100 % libre de nicotina y más del 90 % de todos los metabolitos de nicotina (los productos químicos que se descomponen) ahora han salido de tu cuerpo a través de la orina. Los síntomas de la abstinencia de sustancias químicas han alcanzado su máximo de intensidad, incluyendo la inquietud. El número de episodios de Crave han tocado techo. Los tubos bronquiales del sistema respiratorio que conducen a los alvéolos están empezando a relajarse. La respiración es cada vez más fácil y la capacidad funcional de tus pulmones están empezando a aumentar.

Entre 5 y 8 días sin fumar

El ex-fumador generalmente tendrá un promedio de tres episodios de antojos diarios. Durante estos periodos los minutos pueden parecer horas.

10 días sin fumar

El ex-fumador ha reducido a dos los episodios de antojos durante el día, cada una dura menos de 3 minutos.

De 10 días a 2 semanas sin fumar

La recuperación probablemente ha progresado hasta el punto en que tu adicción ya no está poniéndote nervioso. La circulación sanguínea en las encías y los dientes son ahora similar a la de un no fumador.

Beneficios de dejar de fumar a corto y a largo plazo

De 2 a 4 semanas sin fumar

Han cesado los síntomas relacionados con la ira, ansiedad, dificultad para concentrarte, impaciencia, insomnio, inquietud y depresión. Si sigues experimentando cualquiera de estos síntomas, debes ir al médico.

21 días sin fumar

El número de receptores de acetilcolina, que fueron regulados en respuesta a la presencia de nicotina en las regiones del cerebro, temporal, frontal, parietal, occipital, los ganglios basales, tálamo, tronco encefálico y cerebelo, se han vuelto a regular y el receptor de unión ha vuelto a los niveles observados en los cerebros de los no fumadores (estudio del 2007).

De 2 semanas a 3 meses sin fumar

Tu riesgo de ataque al corazón ha comenzado a disminuir. Tu función pulmonar está comenzando a mejorar.

De 3 semanas a 3 meses sin fumar

Tu circulación ha mejorado sustancialmente. Caminar se ha convertido en una actividad más fácil. Tu tos crónica probablemente ha desaparecido. Si no es así, debes visitar a un médico ya que una tos crónica que no desaparece puede ser un signo de cáncer de pulmón.

8 semanas sin fumar

La resistencia a la insulina en los fumadores se ha normalizado a pesar de la ganancia de peso promedio de 2,7 kg (2010 SGR, página 384).

De 1 a 9 meses sin fumar

Cualquier condición relacionada con el fumar, la congestión nasal, la fatiga o falta de aire han disminuido. Los cilios han vuelto a crecer en los pulmones, lo que aumenta tu capacidad para controlar las mucosidades, mantener los pulmones limpios y reducir las infecciones. La energía total de tu cuerpo se ha incrementado.

1 año sin fumar

Tu exceso de riesgo de enfermedades del corazón, ataque del corazón, enfermedades coronarias y accidente cerebrovascular se han reducido a menos de la mitad del de un fumador.

5 años sin fumar

El riesgo de una hemorragia subaracnoidea se ha reducido al 59 % del riesgo que tenías cuando fumabas (estudio del 2012). El riesgo de desarrollar diabetes para un ex-fumador de 5 años, es ahora la de un no fumador (estudio de 2001).

De 5 a 15 años sin fumar

El riesgo de accidente cerebrovascular se ha reducido al de un no fumador.

10 años sin fumar

Tu riesgo de ser diagnosticado con cáncer de pulmón se encuentra entre el 30 % y el 50 % de la de un fumador constante (estudio del 2005). El riesgo de muerte por cáncer de pulmón se ha reducido casi a la mitad, si fueras un fumador medio (un paquete al día). El riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y páncreas han disminuido. El riesgo de desarrollar diabetes, tanto para hombres como para las mujeres es ahora similar al de un no fumador (estudio del 2001).

13 años sin fumar

El fumador medio que es capaz de vivir hasta los 75 años tiene 5,8 menos dientes que un no fumador (estudio del 1998). Pero después de estar 13 años sin fumar, el riesgo de pérdida de dientes inducido por el tabaquismo se reduce a la de un no fumador (estudio del 2006).

15 años sin fumar

Tu riesgo de enfermedad coronaria es ahora la misma que la de una persona que nunca ha fumado. Tu riesgo de cáncer de páncreas se ha reducido al de un no fumador (estudio del 2011).

20 años sin fumar

El riesgo de muertes relacionadas con el tabaquismo, como la enfermedad pulmonar y el cáncer, ahora se han reducido a los de un no fumador (estudio del 2008). El riesgo de cáncer de páncreas se ha reducido al de un no fumador (estudio del 2011).