Consecuencias del tabaquismo

¿Sabías que el tabaquismo es la principal causa de muerte evitable? Pero la gente sigue fumando de todos modos. De hecho , más de 4.000 estadounidenses menores de 18 años comienzan a fumar cigarrillos cada día y 1000 se convertirán en fumadores. Las autoridades siguen avisando de lo perjudicial que es para el cuerpo humano esta adicción. ¿Quieres saber qué consecuencias puede provocarte el tabaquismo? Más de una de cada cinco muertes en los Estados Unidos se relaciona con el consumo de tabaco.

Consecuencias del tabaquismo

Cada seis segundos, alguien muere a causa de una enfermedad relacionada con el tabaquismo. Aproximadamente una persona muere cada seis segundos debido al tabaco y esto representa una de cada 10 defunciones de adultos. Hasta la mitad de los usuarios actuales morirán de una enfermedad relacionada con el tabaco.

El tabaquismo y la enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular

Tu corazón comienza a latir más rápido tan pronto como se enciendes un cigarrillo, tanto como de 10 a 25 latidos por minuto. Eso suma a 36.000 latidos adicionales por día. La mezcla de la nicotina y monóxido de carbono en cada cigarrillo que fumas aumenta temporalmente la frecuencia cardíaca y la presión arterial, el esfuerzo de tu corazón y la sangre de los vasos sanguíneos. El consumo de cigarrillos es directamente responsable de al menos el 20% de todas las muertes por enfermedades del corazón, eso es porque el fumar es una causa importante de enfermedad coronaria. Fumar provoca depósitos de grasa que reducen y bloquean los vasos sanguíneos y esto lleva a los fumadores a experimentar ataques cardíacos. Éstos tienen de dos a cuatro veces más probabilidades de desarrollar una cardiopatía coronaria.

Los pulmones y el tabaco

Fumar causa daño a las vías respiratorias y a los pulmones, dando lugar a una enfermedad pulmonar mortal. Los fumadores son más propensos que los no fumadores a tener infecciones del tracto superior e inferior respiratorio. Fumar está relacionado con la tos crónica, sibilancias y asma en niños y adolescentes. El tabaquismo está relacionado con la tos crónica y sibilancias entre adultos.

El tabaquismo y el cáncer

El cáncer de pulmón es uno de los graves riesgos de salud causados ​​por el tabaquismo. Los hombres que fuman tienen diez veces más probabilidades de morir de cáncer de pulmón que los no fumadores. Los fumadores ambién son susceptibles a los cánceres de laringe, boca, esófago, vejiga, páncreas, riñón, cuello uterino y estómago.

El cáncer de mama y el tabaco

La investigación ha encontrado una conexión entre el riesgo de desarrollar cáncer de mama y el tabaquismo.

Los ojos y el tabaco

Fumar provoca cambios físicos en los ojos que pueden amenazar la visión. La nicotina de los cigarrillos restringe la producción de una sustancia química necesaria para que te impide que seas capaz de ver por la noche. Además, el fumar aumenta el riesgo de desarrollar cataratas y degeneración macular ( ambas pueden llevar a la ceguera ). La investigación ha demostrado que los fumadores tienen tres veces más probabilidades de desarrollar cataratas, un engrosamiento gradual que se desarrolla en el cristalino del ojo. El humo también puede causar irritación grave de los que llevan lentes de contacto blandas.

La nariz, la garganta y el tabaco

Los humos irritantes del humo del cigarrillo, como el formaldehído, el amoníaco , el sulfuro de hidrógeno y otros, pueden causar una irritación grave de las membranas sensibles de la nariz y la garganta. El resultado es mucosidad en la nariz y tos de fumador. La exposición continua puede producir un engrosamiento anormal en el revestimiento de la garganta, una condición, cuando se acompaña con cambios celulares, que se ha relacionado con el cáncer de garganta.

Enfermedades relacionadas con el tabaquismo

La boca y el tabaco

Los dientes amarillos con manchas, el mal aliento y una pérdida aguda en el sentido del gusto, son sólo algunos de las consecuencias menos graves del consumo de tabaco. Fumar, así como consumir tabaco de mascar, también puede contribuir al cáncer de los labios, encías y garganta. Los fumadores tienen más problemas de salud oral que los no fumadores, como lesiones en la boca, úlceras y enfermedades de las encías. Los fumadores también tienen más probabilidades de tener caries y perder sus dientes a una edad más joven. Y también tieneN mayor probabilidad de desarrollar cáncer de boca y de garganta.

La piel y el tabaco

Los vasos sanguíneos en la piel se bloquean, lo que limita la cantidad de oxígeno para que la piel se recupere. La intrusión de CO pone una nueva limitación de oxígeno que la piel necesita. ¿Qué quiere decir esto? Arrugas. "La cara de fumador " es una condición que los fumadores sufrena largo plazo. ¿Qué aspecto tiene? Profundas y oscuras líneas de expresión alrededor de los ojos y las comisuras de la boca, para empezar. La piel también puede aparecer de un color gris y los rasgos faciales pueden aparecer demacrados. No es un espectáculo agradable. Un estudio muestra que casi la mitad de todos los fumadores llegan a tener la cara del fumador.

El sistema reproductor masculino y el tabaco

Fumar aumenta el riesgo de disfunción eréctil, es decir, la incapacidad de lograr o mantener la erección. Las toxinas del humo del cigarrillo también pueden dañar el material genético de los espermatozoides , lo que puede causar infertilidad o defectos genéticos en los bebés.

El sistema reproductor femenino y el tabaco

Las mujeres que fuman tienen más dificultades para quedar embarazadas que las viven en un ambiente sano libre de humo. Fumar aumenta el riesgo de infertilidad, parto prematuro , muerte fetal, bajo peso al nacer y síndrome de muerte súbita del lactante ( SMSL). La nicotina en el humo del cigarrillo reduce la cantidad de oxígeno que llega al feto. Fumar también puede conducir a una menopausia temprana, lo que aumenta su riesgo de desarrollar ciertas enfermedades (como enfermedades del corazón).

Los huesos y el tabaco

Los fumadores tienen un riesgo más alto de desarrollar osteoporosis, una condición que implica una disminución de los huesos. La pérdida de tejido óseo, más frecuente entre las mujeres, puede dar lugar a un aumento de las fracturas de hueso y un mayor riesgo de fractura de cadera que las mujeres que nunca han fumado.

La sangre y el tabaco

Fumar aumenta la presión arterial de un 10 a 15 por ciento. La presión arterial alta significa que tienes un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Fumar no sólo afecta a la presión, pero también daña la propia sangre. Se crea y se ingiere el monóxido de carbono ( CO), tanto que los fumadores tienen alrededor de 4 a 15 veces la cantidad de CO en el cuerpo que los no fumadores. El monóxido de carbono también es lo mismo que sale del tubo de escape de un coche. Cuando fumas, permanece en el torrente sanguíneo durante unas seis horas. Este compuesto químico dañino se esfuerza para robarle a cada célula de tu cuerpo el oxígeno, es decir, lo que necesitan las células para funcionar correctamente.

El sistema digestivo y el tabaco

Fumar puede dañar todas las partes del sistema digestivo , lo que contribuye a los trastornos tan comunes como la acidez estomacal y las úlceras pépticas. Fumar aumenta el riesgo de la enfermedad de Crohn, y, posiblemente, los cálculos biliares , que se forman cuando el líquido almacenado en la vesícula biliar se endurece y forman piezas de material similar a la piedra. El fumar también daña el hígado. Fumar también afecta a la forma en que funciona el hígado, particularmente en términos de cómo se procesa el alcohol.

Es posible que te interese leer nuestro artículo: Enfermedades relacionadas con el tabaquismo.