El tabaquismo y el cáncer

¿Qué es el cáncer?

El cáncer se refiere a las enfermedades en las que las células anormales se dividen sin control y son capaces de invadir otros tejidos. Las células cancerosas pueden diseminarse a otras partes del cuerpo a través de la sangre y del sistema linfático.

El tabaquismo y el cáncer

Hay más de 100 tipos diferentes de cáncer. La mayoría de los cánceres se nombran para el órgano o tipo de célula en la que empiezan, por ejemplo, cáncer de pulmón comienza en el pulmón y el cáncer de laringe comienza en la laringe.

Los síntomas pueden incluir:

  • Un engrosamiento o bulto en cualquier parte del cuerpo.
  • La pérdida de peso o ganancia sin razón conocida.
  • Heridas que no sanan.
  • Un lunar nuevo o un cambio en un lunar ya existente.
  • Ronquera o una tos que no desaparece.
  • Dificultad para deglutir.
  • Indigestión o dolor después de comer que no desaparece.
  • Los cambios en los hábitos intestinales o de vejiga.
  • Sangrado.
  • Sentirse débil o muy cansado.

¿Cómo se relaciona el tabaquismo con el cáncer?

Fumar puede causar cáncer y luego bloquear tu cuerpo de luchar contra él por los siguientes motivos:

  • Venenos en el humo del cigarrillo pueden debilitar el sistema inmunológico del cuerpo, haciendo que sea más difícil matar las células cancerosas. Cuando esto sucede, las células cancerosas siguen creciendo sin ser detenidas.
  • Venenos en el humo del tabaco pueden dañar o cambiar el ADN de una célula. El ADN es el "manual de instrucciones" de la célula que controla el crecimiento y la función normal de una célula. Cuando el ADN está dañado, una célula puede comenzar a crecer fuera de control y crear un tumor canceroso.

Los médicos saben desde hace años que el fumar causa cáncer de pulmón. Casi 9 de cada 10 hombres que mueren de cáncer de pulmón son fumadores. Y unos 3.000 no fumadores mueren cada año por cáncer de pulmón causado por el humo (fumadores pasivos).

Fumar puede causar cáncer de casi cualquier parte del cuerpo, incluyendo:

  • Boca, nariz y garganta.
  • Laringe.
  • Tráquea.
  • Esófago.
  • Pulmones.
  • Estómago.
  • Páncreas.
  • Riñones y uréteres.
  • Vejiga.
  • Cerviz.
  • Médula ósea y sangre.
Fumar puede causar cáncer

El tabaco sin humo también provocar cáncer, incluyendo cáncer de:

  • Esófago.
  • Boca y garganta.
  • Páncreas.

¿Cómo se pueden prevenir los cánceres relacionados con el tabaquismo?

Dejar de fumar reduce el riesgo para el cáncer de pulmón, boca, garganta, esófago y laringe:

  • A los 5 años de dejar de fumar, tu riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga se reduce a la mitad.
  • Diez años después de dejar de fumar, tu riesgo de morir por cáncer de pulmón disminuye a la mitad.

Si nadie fumase, una de cada tres muertes por cáncer desaparecería.

¿Cómo se trata el cáncer?

El tratamiento para el cáncer depende del tipo de cáncer y la etapa de la enfermedad (gravedad del cáncer y propagación). Los médicos también pueden considerar la edad del paciente y su salud general. A menudo, el objetivo del tratamiento es curar el cáncer. En otros casos, el objetivo es controlar la enfermedad o reducir los síntomas durante el tiempo que sea posible. El plan de tratamiento para un paciente puede cambiar con tiempo.

La mayoría de los tratamientos para el cáncer incluyen cirugía, radioterapia o quimioterapia. Algunos planes incluyen la terapia hormonal (un tratamiento para evitar que las células cancerosas obtengan las hormonas que necesitan para crecer). Otros planes incluyen la terapia biológica (un tratamiento que ayuda a tu sistema inmune en lucha del cáncer).

Algunos cánceres responden mejor a un solo tipo de tratamiento. Otros tipos de cáncer pueden responder mejor a una combinación de ellos.

Para los pacientes que reciben dosis muy altas de quimioterapia o radioterapia, un trasplante de células madre, también conocido como un trasplante de médula ósea, pueden ser recomendados por el médico. Esto es porque las terapias de dosis alta destruyen tanto las células cancerosas como las células normales de la sangre. Un trasplante de células madre puede ayudar al cuerpo a producir células sanguíneas saludables para reemplazar a las perdidas debido al tratamiento contra el cáncer. Es un procedimiento complicado con muchos efectos secundarios y riesgos.