Estrategias probadas para dejar de fumar

A continuación te ofrecemos una serie de estrategias que te van a ayudar a cumplir tu objetivo de dejar de fumar:

  • Bebe agua fría e ingiere pequeñas cantidades de comida.
  • Beber agua fría puede ayudarte a reemplazar el acto de fumar un cigarrillo. Una nueva investigación muestra que beber agua fría a través de una pajita libera dopamina, una sustancia química del cerebro que produce la sensación de bienestar y que puede ayudar a aliviar los estados de ánimo negativos.
Estrategias probadas para dejar de fumar

Comer más veces pero a la vez, menos cantidad de comida también puede ayudarte a superar el impulso de fumar. Escoge alimentos saludables y magros para evitar cualquier posible aumento de peso.

Recompensas instantáneas

No tienes que esperar mucho tiempo para comenzar a disfrutar los beneficios de una vida libre de humo. Hazte una lista escrita de los beneficios a medida que comienzas a experimentarlos. Entre ellos se pueden incluir sentirse bajo control, el ahorro de dinero, oler mejor, notar el sabor de los alimentos con mayor intensidad y sentirse con más energía. Cuando experimentes el fuerte deseo de fumar, mira los beneficios que ya estás experimentando.

Cepilla tus dientes de forma más frecuente

Uno de los beneficios de dejar de fumar es que tu boca sabe mejor y tu aliento huele mejor. Cepilla tus dientes con frecuencia. De esa manera, estarás menos inclinado a encender un cigarrillo ya que tendrás la boca limpia y fresca.

Evita el alcohol

El consumo de alcohol es una de las razones más comunes para que las personas vuelvan a fumar. Hay varias razones para ello. Al romper las inhibiciones, el efecto del alcohol puede erosionar tu compromiso de dejar de fumar. El acto de beber alcohol también se asocia con el tabaquismo, por lo que puede servir como un disparador.

Encuentra tus propias Zonas Para No Fumadores

Cuando experimentes un fuerte deseo de fumar, ves a algún lugar donde no se pueda fumar, por ejemplo, ves al cine a ver una película, pásate por la biblioteca o vete de tiendas. Una ubicación dónde no se pueda fumar te ayudará a sobrellevar los antojos.

Recuerda tus razones para dejar de fumar

Escribe una lista de todas las razones para dejar de fumar. Haz copias y tenlas en donde pasas más tiempo, por ejemplo, en la cocina, en la oficina, junto al espejo del baño. Asegúrate de que están bien visibles, para que las puedas recordar donde quiera que vayas. Algunos ex-fumadores dicen que encontraron muy útil poner fotografías de familiares y seres queridos al lado de sus razones.

Sé activo todos los días

La actividad física ofrece una poderosa distracción de los antojos. Cuando tu cuerpo está activo, envía sustancias químicas naturales que ayudan a tu estado de ánimo y reducen el estrés. Caminar es uno de los ejercicios más fáciles para la mayoría de la gente, pero la elección de una variedad de actividades puede ayudar a mantenerte motivado. Especialmente durante las primeras semanas después de dejar de fumar, dejar de lado el tiempo para estar físicamente activo todos los días.

Consejos para dejar de fumar

Llena tu calendario

Durante las primeras semanas de dejar de fumar, asegúrate de que tus días están llenos de cosas que quieres o necesitas hacer. Haz planes para comer en familia o con amigos. Trata de mantenerse alejado de las tentaciones de fumar. También incluye las actividades que te gustan. Mientras más ocupado estés, más distraídos estarán tus impulsos de fumar.

Pon algo más en la boca

Parte de la necesidad de fumar es tener algo en la boca. En lugar de un cigarrillo, puedes masticar un chicle, caramelos o una merienda saludable. Asegúrate de tener algo que poder llevarte a la boca en todo momento. Si estás preocupado por el aumento de peso, sigue con alternativas sin azúcar.

Asegúrate un apoyo

Pídele a alguien que esté allí cuando necesites ayuda. La mejor opción es un amigo que también sea un ex fumador que haya dejado el hábito. Pero cualquier persona que se preocupe por ti y quiera que dejes de fumar puede ayudarte en los momentos más difíciles.

Limita el consumo de cafeína

La cafeína ayuda a algunas personas por la mañana a estar más despiertos y más alerta cuando están cansados. Pero la cafeína puede hacer que algunas personas se sientan tensas, nerviosas y estresadas. Estos efectos pueden amplificarse cuando estás en el proceso de romper la adicción a la nicotina. Si la cafeína te afecta negativamente, trata de no consumirla a ver si eso te ayuda a reducir la ansiedad.

Estate alerta a los malos humores

Las emociones negativas como la depresión, la ira, la frustración es otra de las razones más comunes por la que las personas vuelven a fumar. Los malos humores le suceden a todo el mundo. Y lo más probable es que experimentes más emociones negativas de lo normal durante las primeras semanas de dejar de fumar. Busca maneras de distraerte. Algunas estrategias útiles incluyen reunirte con los amigos o hacer algo con lo que realmente disfrutes.

Evita los alborotadores

Aunque los amigos y familiares deben ser de apoyo, no siempre lo son. Algunas personas pueden verse amenazadas por la acción de salir. Incluso pueden tratar de socavar tus mejores esfuerzos. Si sientes que hay gente como esta en tu vida, evítalos. Si eso no es posible, siéntate y explícales por qué dejar de fumar es tan importante para ti. Pídeles su apoyo.

Sé paciente y permanece en el camino hacia tu objetivo

Una vez que pasas las dos primeras semanas, se puede decir que ya está en el buen camino a una vida libre de la adicción a la nicotina. Pero debes estar preparado por si tienes un error. Recuerda: un lapso no es señal de un colapso. Si te pasa, analiza lo que salió mal. Luego, piensa en estrategias para evitar que el mismo problema vuelva a ocurrir.